2

¿Desconfías de la persona que va a ser tu inquilino/a? ¿Quieres asegurarte de que no metes en tu propiedad a una persona morosa?

En España el mercado del alquiler de viviendas ocupa una posición considerablemente inferior a la que lo hace en el resto de países europeos. Con la crisis económica, todo parecía que iba a cambiar, pero la realidad es que no se ha producido el efecto esperado y el mercado del alquiler aún es significativamente menor a lo que, en teoría, debería ser.

El gobierno, a fin de reducir la falta de confianza en los alquileres dado el riesgo que puede suponer de tener la propiedad ocupada, sin cobrar e incurrir en largos y costosos procesos judiciales a fin de liberar la vivienda, lanzó diversas medidas, entre las que se encuentran la reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos o la creación de un registro de inquilinos morosos.

Pero… ¿Qué medidas debemos tomar antes de alquilar nuestra propiedad a un desconocido?

Lo primero de todo debe ser la confianza que nos preste esa persona, si nos transmite seriedad y tenemos un buen presentimiento o, si por el contrario, desde el primer momento pensamos que va a acabar siendo un moroso.

A parte de esto, más personal y subjetivo, debemos realizar una serie de acciones a fin de garantizarnos que la persona en cuestión es buena pagadora, o al menos lo ha sido en sus anteriores obligaciones de pago.

Para ello, independientemente de acciones típicas como buscar su nombre en internet, a ver qué sale, o solicitarle una fianza, aval bancario o nóminas y contrato de trabajo, o todo ello, deben tomarse otro tipo de precauciones, entre la que debemos destacar el conocer su historial de deudas con otras compañías.

Es posible consultar y obtener un informe de confianza en el que se cuente con los datos que sobre dicha persona constan en los ficheros de morosos de entidades como ASNEF. En dicho informe, además, se suele facilitar un historial de las deudas pendientes que recaen sobre dicha persona, junto con un historial de consultas sobre sus datos en los últimos años y una estimación de la “fiabilidad” de dicha persona.

Por último, y a fin de garantizarnos que, en el desafortunado caso de que nuestros inquilinos acaben convirtiéndose en morosos, debemos prestar especial atención a la redacción del contrato de alquiler que se firma con los mismos. Este aspecto es fundamental a fin de que, en el caso de que se produzca cualquier controversia, sea por cuestiones de pago o de otra índole, estemos cubiertos y tanto judicial como extrajudicialmente tengamos garantías de éxito y de lograr defender nuestros intereses de la manera más sencilla, clara y rápida posible.

Si deseas alquilar una de tus propiedades y quieres asegurarte de que no tendrás problemas con el inquilino o, al menos, que de tenerlos podrán solventarse de la mejor manera posible, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, en Legarial nos encargamos de investigar sobre la solvencia del posible inquilino de tu propiedad y facilitarte un informe objetivo sobre la fiabilidad y solvencia de dicha persona, en base a la información facilitada, así como asesorarte y redactarte el contrato de alquilerpara no dejar ningún fleco suelto.

No lo dudes, contacta con nosotros en Contacto@Legarial.com para más información.

Entrada escrita por Luis Miguel Larriba

2 thoughts on “¿Desconfías de la persona que va a ser tu inquilino/a? ¿Quieres asegurarte de que no metes en tu propiedad a una persona morosa?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *